Saltar al contenido
Fundación Despertar

Espejos, úsalos para Perfeccionar Tu Clarividencia

Espejos y la Clarividencia

La relación entre espejos y la clarividencia

Por su facilidad para revelar la realidad, el uso de espejos ha sido, desde épocas remotas, un medio confiable para activar la percepción extrasensorial.

En este video aprenderás a construir un espejo para practicar tu poder de clarividencia.

En parapsicología, el uso de los espejos para fines clarividentes es conocido como “cratoptomancia”, este vocablo deriva del griego “katóptrom”, que quiere decir espejo y de manteía, que significa adivinación.

El uso del espejo en las artes adivinatorias tiene un origen muy remoto en las civilizaciones griega y romana.

Era muy popular e incluso existían expertos en estas artes, en Roma, conocidos como specularii.

Y el templo de Ceres, en Patras, era famoso por las adivinaciones con espejos realizadas en una fuente que se encontraba a su lado.

Las culturas prehispánicas de México elaboraban un espejo de obsidiana conocido como Tezcatl.

Este instrumento era utilizado por los sabios de aquella civilización para comunicarse con sus dioses y sus antepasados.

En Europa, los primeros espejos fueron fabricados con metales altamente pulidos como el bronce y la plata.

Entre los místicos existía una estrecha relación entre el metal a utilizar para la clarividencia, el planeta el que representaba dicho metal, el día en el cual utilizarlo y lo que se quería saber.

Por ejemplo, el espejo de oro representaba el sol y se utilizaba los domingos para acceder a información de personajes de autoridad.

Asimismo, el espejo de plata representaba la luna. Se utilizaba los lunes y con él se buscaba interpretar los sueños.

Tipos de espejos que se han usado y que puedes usar

En la actualidad existen tiendas especializadas en donde puedes adquirir espejos negros de diferentes tamaños y materiales.

El más usado para la visión psíquica es el de obsidiana.

Sin embargo, es necesario aclarar que puedes conseguir los mismos efectos clarividentes con otras superficies reflexivas.

Lo único que necesitas es un material de color negro y cóncavo para poder enfocar tu visión psíquica y de esta forma crear imágenes mentales más nítidas y realistas.

Construye tus propios espejos

Lo más recomendable es construir tu espejo con una ensaladera grande de entre 35 y 45 centímetros de diámetro. Puede ser de vidrio o plástico.

Una vez que la consigas, debes pintarla por dentro con aerosol de color negro mate.

Después que la pintura esté completamente seca, puedes colocar tu espejo en un lugar tranquilo en donde puedas ejercer tu clarividencia sin interrupciones.

Otra forma de trabajar es sobre una cartulina negra o un papel terciopelo negro colocado a la altura de la vista sobre la pared.

Mientras el practicante está sentado enfrente, cómodamente, con las rodillas, casi tocando la pared, esa es una distancia adecuada.

El trabajo se realiza en una habitación levemente iluminada, preferentemente con velas.

Objetivo del uso del espejo

El uso del espejo tiene como objetivo ser el canal o medio para que desarrolles al máximo tu sentido de visión psíquica.

Comienza tu sesión de clarividencia con estos pasos

A continuación, aprenderás a usarlo de forma correcta para comenzar la sesión.

Debes relajarte y acceder mediante la respiración al estado alfa.

Si no tienes una pregunta específica, intenta mantener la mente despejada, como en la meditación.

Si cuentas con una interrogante, debes pensar en ella.

Fija tu mirada sobre el espejo a una distancia de 30 centímetros aproximadamente.

Al principio, lo más probable es que veas una especie de niebla.

Después, con el paso del tiempo, observarás imágenes difusas o de color gris que al enfocar tu mirada se convertirán en escenas claras y brillantes.

Cabe mencionar que con este ejercicio podrías experimentar premoniciones y tener percepciones con todos tus sentidos psíquicos.

Después de experimentar tu visión síquica, debes dejar que las imágenes desaparezcan gradualmente en la niebla que las engendró.

Una vez que sientas que la sesión ha finalizado, es posible que desees reflexionar sobre las palabras, imágenes o escenas percibidas.

Posteriormente, registra tu experiencia en un diario.

Utiliza el espejo de clarividencia durante un máximo de 30 minutos al día y con la práctica te será más fácil utilizar tu percepción extrasensorial.