Saltar al contenido
Fundación Despertar

Fenómenos de la Parapsicoligía

Los fenómenos parapsicologicos ya han sido omprobados, pero entre más se vanza en el estudio de los mismos iiremediablemente nos preguntamos:

Índice

¿Hasta Dónde Llega El Poder De La Mente?

Al parecer, la vida en general, hombres, plantas, insectos, peces, animales todos parecen provenir de una sola y misma célula. Se especula en el sentido de que la vida apareció simultáneamente en todos los ámbitos de la tierra en forma de células.

Pero la célula fue evolucionando y adaptándose a todos los ambientes terrestres y luego las células se fueron diferenciando y perfeccionando, y dando paso a una infinidad de formas de distinta vida entre ellas, por supuesto, el hombre.

Es fácil suponer que por esas épocas el hombre se diferenciaba muy poco de los otros animales.

¿Entendería el lenguaje de estos? Es probable que así haya sido sí, como parece, ambos, hombres y animales, tuvieron el mismo origen.

https://youtu.be/eeItUVdRGBs

Pero, ¿cuál fue este lenguaje? ¿se trató tal vez de una comunicación mental, sin palabras ni sonidos?

Por otra parte, en sus grandes momentos de peligro, ¿pudo el hombre primitivo cambiar la pigmentación de su piel y tomar el color de la naturaleza que le rodeaba?

No se puede afirmar cómo fue el hombre primitivo, ni que facultades paranormales haya podido desarrollar en los principios de los tiempos.

En realidad, sólo podemos especular sobre esto, basados en el estudio de algunas tribus primitivas que aún subsisten.

Ahora bien, si como parece ser, es precisamente en las tribus primitivas que habitan la tierra en la actualidad, donde con mayor frecuencia se descubren fenómenos paranormales tales como la transmisión del pensamiento (telepatía), la visión de sucesos por venir (videncia), etc…

¿Qué de extraño tiene entonces que podamos imaginar que estas facultades fueron alguna vez comunes a todos los hombres?

El poder de la predicción

En su libro “El Mundo Mágico”, el escritor italiano Ernesto de Martino, nos cuenta como el hechicero de los “negrillos”, una tribu de Laponia en la Siberia nordoriental “envía su espíritu por delante” para averiguar cuál va a ser el resultado de la cacería.

Y aún antes de que partan los cazadores, describe a estos, minuciosamente, los pormenores de la expedición y lo más extraño de todo esto es que, hasta en sus menores detalles, los hechos suceden tal y como el hechicero los predijo.

¿Habría que pensar entonces que los hechiceros de Laponia son, tal vez, seres elegidos, que han recibido como don divino la Facultad de predecir?

¿O que se trata de seres superdotados que han tenido acceso a fuentes secretas de conocimientos?

¿Podrá la ciencia racional auxiliarnos en la búsqueda de una respuesta al por qué existen hombres que pueden leer el porvenir?

¿De donde provienen estos fenómenos?

En medio de tanto adelanto técnico y de tantos asombrosos descubrimientos, el hombre encontró una serie de fenómenos físicos y psíquicos que su ciencia racional no pudo explicarle y a mayor abundamiento:

encontró que muchos de estos fenómenos, contradecían totalmente los postulados establecidos como base de su misma ciencia así, por ejemplo, descubrió que existen hombres que poseen la facultad de mover objetos sin tocarlos y algo más asombroso, hombres que pueden elevarse en el aire en un total desafío a las leyes de gravedad y en medio de una serie de fenómenos físicos que escapan a toda lógica el hombre empieza a entrever que existen otros hombres que pueden crear materia aparentemente de la nada.

Ahora bien, ¿de qué razonamientos se ha válido el hombre para explicar estos fenómenos?

Quizá al principio, resonando con la lógica a que su ciencia le había acostumbrado, e influido tal vez por sus creencias religiosas, el hombre atribuyó todos estos fenómenos a dones divinos o diabólicos.

Y quizá más tarde, empujado también por su escepticismo y su misma lógica, su cerebro le sugirió que estos fenómenos no podían deberse a ninguna clase de dones.

Y derivado de estos razonamientos, fue quizá como el hombre aceptó, en principio, que existían realmente fenómenos que escapaban a las leyes naturales y para explicarlos racionalmente creo una nueva ciencia: la parapsicología.

A principios de 1800 el célebre hipnotizador, el doctor alemán Franz Anton Mesmer fue tal vez el primer hombre que trató de encontrar una explicación científica para uno de los más conocidos fenómenos paranormales la hipnosis.

Los fenómenos segun Mesmer

El doctor Mesmer sostenía que existía un principio universal que era el origen de todas las fuerzas que gobiernan el organismo del hombre y ese principio, es un fluido que pone en contacto al hombre con los cuerpos celestes.

Es decir, que para Mesmer todos los hombres poseían dentro de sí mismos, un fluido que los conectaba con el universo…

Teoría que, dicho sea de paso, guarda mucha semejanza con la sostenida por los hinduistas que afirman que el hombre está conectado al ritmo cósmico.

Muchos hombres se preguntan por qué la mayoría de las personas, se niega terminantemente a aceptar la realidad de los fenómenos paranormales. Y muchas veces, esos mismos hombres se contestan diciendo que La razón es el miedo.

la verdad, no nos parece tan simple esta respuesta. porque el miedo físico hacia lo desconocido, es una reacción totalmente natural en el hombre.

¿no será más bien temor a que existan fuerzas y conocimientos paranormales, que vengan un día a hacernos dudar de las teorías actuales sobre la formación de nuestro mundo?