Saltar al contenido
Fundación Despertar

Primeros Mexicanos ¿Procedentes de la Atlántida?

Una de las preguntas que más ha inquietado al hombre en el transcurso de la historia, es aquella que se cuestiona acerca de los orígenes: ¿De dónde llegaron los primeros habitantes de Mesoamérica?

Innumerables son las hipótesis que han intentado proporcionar una respuesta convincente a tal incógnita.

En este video repasaremos las principales teorías acerca del tema, apoyados en los descubrimientos arqueológicos que las sustentan, y planteamos a partir de una recopilación exhaustiva de datos la siguiente posibilidad:

¿Vinieron de la llamada Atlántida los primeros pobladores de Mesoamérica?

Acompáñanos hasta el final de este video y juzga por ti mismo la validez de tal hipótesis.

El descubrimiento que lo cambió todo

En el año de 1946, el antropólogo Helmut de Terra, descubrió en el valle de Tepexpan; cercano ala ciudad de México, el esqueleto de un cazador de mamutes, esto propició que una de las teorías más importantes de la humanidad se viniera abajo.

¿La razón? Pues que, en vista de la antigüedad del esqueleto, según el carbono 14, este hombre había nacido algunos años antes que lo que se ha estudiado sobre la antigüedad de Adán.

En efecto… Según la teoría del historiador católico Arias Montaño, el continente americano había sido poblado por Ophis y Jobal, dos hijos de Joctán, bisnieto de Sem y uno de los hijos del Noé.

Y también, tal y como lo asienta en su libro ”Biblia Políglota”, publicado en Amberes en 1569, ambos llegaron a américa, pesando de ahí Ophis al Perú, en tanto que Jobal fue a colonizar el Brasil.

De modo que, si como parece quedar demostrado, el hombre de Tepexpan no fue uno de los descendientes de Noé, justo es que nos preguntemos: ¿De dónde vino este hombre?…

Teorías que no complacen

La teoría más comúnmente aceptada es, que los primeros hombres que llegaron al continente americano, cruzaron por un “puente natural de hielo” formado en lo que hoy se conoce como el Estrecho de Bering, en Alaska, siguiendo probablemente una pieza de caza…

Sólo que, ¿de dónde venían esos hombres? ¿empezó acaso su ruta en Mongolia y atravesando las heladas estepas rusas, llegaron al Estrecho de Bering y cruzaron por ahí al continente americano?

Las opiniones respecto a la forma en que fue poblado el nuevo continente, son tantas y ninguna nos aclara el origen del esqueleto habitante del Valle de Tepexpan, la pregunta obligada es: ¿de donde provienen las primeras civilizaciones americanas?

Seguún palabras de Fray Toribio de Benavente, más conocido como Motolinía, quién en su libro “Historria de los Indios de la Nueva España”, escribió que la raza más antigua de la nueva España fue la raza otomí y tan remoto era su origen que los otomíes “se tenían por hijos de la tierra que habitan”

El idioma hablado por la raza otomí, al decir de los conocedores, guarda un parecido asombroso con la modulación del idioma chino.

Dicho esto, se podría casi asegurar que el cazador de mamutes encontrado haya pertenecido a la raza otomí, y que esta raza se formó por las emigraciones de los hombres que, procedentes de Asia, llegaron por el estrecho de Bering.

Pero es “casi seguro” porque quedan otras interrogantes ya que en realidad fueron muchas las tribus que llegaron al Valle de México, y como estas tribus fueron completamente distintas de la raza otomí, bien pudo ser el cazador producto de la mezcla de las mimas.

Diversidad de tribus

Respecto a la variedad de estas tribus, al parecer los historiadores no se ponen de acuerdo en cuanto a los nombres y la cronología de la llegada de las tribus al valle de México.

El historiador, Don Alfredo Chavero, se atreve a englobar a todas las tribus que llegaron en una sola raza, la raza Nahoa.

La razón de esta conjetura fue el idioma, porque el idioma Nahoa fue hablado lo mismo por los Toltecas que llegaron primero, que por los Aztecas que llegaron después.

Según don Alfredo Chavero y el padre Francisco Javier Clavijero, los Toltecas llegaron de Tollan Huehuetlapallan, “El viejo lugar de la Tierra Colorada” y sitúan ese lugar en la confluencia de los Ríos Colorado y Gila, y cerca del Mar Bermejo, el actual Golfo de California.

Pero el misterio hasta aquí sigue siendo más grande, ya que, hasta la fecha, nunca han sido encontradas las ruinas de la mítica Tollan Huehuetlapallan.

La Isla de la que todos hablan

Existen otros historiadores que sostienen que los Aztecas y Toltecas aseguraban que su patria de origen había sido “Aztlán”, una isla situada en el este, “Donde nace el Sol”

Finalmente, hay que mencionar a la última raza distinta de los otomíes, los Nahoas y los Olmecas: La Raza Maya-Quiché, llegada también al continente, des de una Isla situada en el este: TULAN-ZUIVA.

Dadas los increíbles parecidos en las descripciones de estas distintas razas sobre su lugar de origen, podemos conjeturar que provienen de la misma patria.

Y para confirmar aún más hay que mencionar que en el Popol-Vuh, lo Mayas afirman haber llegado de la costa de Yucatán, procedentes de una isla situada en el este, denominada “Tulan-Zuiva”

Y este nombre de “Tulan” nos recuerda claramente el “Tollan” de los Toltecas y el “Zuiva” y del Chicomostoc” de os Aztecas.

¿Diversos nombre de la Atlántida?

¿Fueron Aztlán, Chicomostoc Y Tulan-Zuiva, otros tantos nombres que Toltecas, Aztecas y Mayas dieron a la Atlántida?

Y suponiendo que Otomíes, Nahoas, Olmecas y Mayas bien pudieron llegar de la Atlántida 

¿Podemos deducir que el esqueleto encontrado en Tepexpan fue nieto de los atlantes?

A decir verdad, aunque la mayoría de los antropólogos sostienen y aceptan la teoría de que los habitantes del nuevo mundo, y concretamente, los indios norteamericanos, llegaron al continente por el estrecho de Bering… ¡Los únicos que no están de acuerdo con esta teoría son los propios indios!

Ellos a través de sus tradiciones pictóricas y orales, sostienen que sus antepasados residieron en cierta época, “en un lugar donde se levanta el Sol”

Por su parte, los indios Lenilenapis de Delaware, creen que proceden de “La Gran Tierra Más Allá del Océano”

Los indios iowas hablan de sus antepasados afirmando que “al principio, todos los hombres vivían en una Isla donde nace la estrella de la mañana”

¿Una isla maravillosa que cobijaba una gran civilización con grandes conocimientos y un diluvio que los separó?

¿Años después los mismos conocimientos generaron las similitudes en distintos continentes en cuanto a idioma, creencias, rituales, arquitectura y astrología?

¿Será que la llamada Atlántida de Platón, fue la cuna de todas las civilizaciones del mundo?

Cuéntanos ¿tú, que piensas?