Saltar al contenido
Fundación Despertar

Hemisferios Cerebrales: Aprende a equilibrarlos

hemisferios

El cerebro está constituido por dos hemisferios: derecho e izquierdo, conectados entre sí por una estructura denominada cuerpo calloso, formado por millones de fibras nerviosas que actúan como un puente de comunicación entre los dos hemisferios.

Cada hemisferio se especializa en funciones diferentes. El hemisferio izquierdo piensa lineal y metódicamente.

Este se ocupa sólo del pasado y del futuro. Es analítico, pues posee la capacidad de resolver razonamientos lógicos y problemas numéricos.

Por otro lado, el hemisferio derecho es creativo, emotivo y artístico. Las personas con predominio del hemisferio derecho son muy creativas e imaginativas.

Holísticas

Suelen tener mayor facilidad a la hora de pensar, recordar o estudiar a través de imágenes.

Para tener éxito en la vida es necesario que los dos hemisferios cerebrales estén en equilibrio.

Se debe tener la capacidad de trabajar con ambos lados del cerebro.

Cada uno de ellos tiene funciones diferentes.

Procesan la información de manera distinta y así se complementan y amplían nuestras posibilidades de comprensión y de actuación en el mundo.

En la civilización occidental, la educación normalmente tiende a favorecer el desarrollo del hemisferio izquierdo.

Es necesario, para compensar esta hipertrofia, tratar de desarrollar el hemisferio derecho.

Existen multitud de ejercicios equilibran los dos hemisferios cerebrales y en este post aprenderás los más efectivos.

Movimientos Cruzados

Al despertarte, dedica dos minutos a tocar tu pie derecho con la mano izquierda.

Luego toca tu pie izquierdo con la mano derecha.

Haz una breve rutina en la que alternas estos movimientos cruzados.

Dibujo simultáneo con las dos manos al mismo tiempo.

Dibuja en una hoja blanca sin renglones lo siguiente: con la mano derecha dibuja un ocho de forma curva, mientras que con la mano izquierda dibujas un ocho de forma cuadrada.

Cuando domines este ejercicio, debes cambiarlo con la mano derecha.

Dibuja el ocho recto y con la mano izquierda el ocho curvo. Puedes hacer este ejercicio todos los días. Movimientos Conscientes Todo Un Día. Utiliza tu mano menos hábil.

Haz todas las actividades cotidianas con esa mano, como abrir puertas, peinarte, escribir, etcétera.

Actividades especiales.

Si tienes más facilidad para ejecutar las funciones que se vinculan con el hemisferio izquierdo, es recomendable que mejores tu imaginación.

Puedes practicar actividades artísticas como canto, teatro, danza o pintura. Si utilizas más el hemisferio derecho, debes enfocarte en los ejercicios cognitivos.

Es recomendable resolver operaciones matemáticas y ejercicios de razonamiento lógico. También puedes leer un libro y redactar una síntesis de 30 líneas, luego reducir la 20 líneas y por último a diez líneas.

Respiración Alterna

Te sientas en el piso o en una silla, en la postura de meditación que más te guste, con la espalda bien erguida, los hombros relajados y el pecho abierto suavemente.

Cerramos los ojos y usamos el dedo pulgar de nuestra mano para tapar la fosa nasal derecha y el anular para tapar la izquierda.

Primero inhalas por ambas fosas. Después cierra la fosa derecha con el pulgar y espira todo el aire por la izquierda.

Luego inspira por la fosa izquierda durante tres segundos y espira del mismo lado durante seis segundos. Repite el ejercicio al menos tres veces.

Luego cambia de fosa y lleva a cabo el ejercicio con la fosa izquierda tapando la fosa derecha con el dedo anular.

El tiempo de la expiración siempre es el doble del de la inspiración.

Este ejercicio ayuda a corregir el desequilibrio de los hemisferios cerebrales al favorecer su oxigenación por igual.